Mileuristas

Las razones por las que muchos mileuristas se van a un pueblo

25.05.2016
Por redacción 0 comentarios

Hasta hace no mucho, los pueblos han estado perdiendo habitantes en favor de las grandes ciudades. Las oportunidades laborales estaban allí. Parece que esta tendencia se está invirtiendo. Cada vez más personas se trasladan a localidades que se encuentran alrededor de una ciudad importante. O directamente regresan al medio rural. Parece que el éxodo se está produciendo de forma inversa. Hay muchos motivos por los que se está produciendo esta tendencia. Uno de ellos es que la vida es cada vez más cara en una gran ciudad de España. Y los sueldos no son altos. Muchísimas personas tienen que vivir con 1000€. Además, con internet el trabajo a distancia está a la orden del día. Pero ¿realmente se ahorra más que en la gran ciudad? ¿O siendo mileurista se vive exactamente igual en cualquier sitio? Vamos a descubrirlo.

 La vivienda, el pilar más importante en el sueldo mileurista

La vivienda es el gasto fijo más importante para cualquier persona. Se puede optar por comprar mediante hipoteca o alquilar, pero en cualquier caso su coste depende de factores similares. Cuantos más metros cuadrados tenga la casa, mayor será su precio. Las calidades de los acabados también encarecen el coste de la vivienda. Pero lo que más influye en el precio es su localización. Dentro de las ciudades, según el barrio, el precio puede variar mucho. Pero en cualquier caso, saliendo de la gran ciudad ahorrarás sustancialmente. Las mejores oportunidades surgen cuando más te alejas de los núcleos urbanos principales. Por ejemplo, en el centro de Madrid es complicado encontrar un piso de 40 metros cuadrados por menos de 700 € de alquiler. Y el coste de una hipoteca no es muy diferente. No es asumible para una familia con unos ingresos de 1.000 €. Ni siquiera es razonable si se vive solo. Cuando te alejas a localidades más pequeñas, este coste disminuye drásticamente incluso para viviendas mucho más grandes. Por tanto, fuera de la gran ciudad no solo ahorras, también mejora tu calidad de vida.

¿Los suministros cuestan en todas partes igual?

En cuanto a los suministros, pensarás que su precio es el mismo en cualquier parte de España. Y eso es cierto, pero solo hasta cierto punto. El importe de la factura subirá si te decides por establecer tu hogar en una zona muy fría. Si vives en la montaña o al norte del país, el coste sube. Además, cuando te alejas del núcleo urbano te puedes permitir viviendas más grandes. Esto también hace que tus requerimientos de energía aumenten. Por tanto, para ahorrar en localidades pequeñas debes elegir muy bien la zona donde vas a vivir y el tamaño de la casa.

La cesta de la compra del mileurista

Luego está el tema de la cesta de la compra. La intuición nos dice que en una ciudad grande los precios son más caros, pero esto realmente no es así. Los mercados gourmet tan de moda en las ciudades no están hechos para todos los bolsillos. Pero en toda España han proliferado grandes cadenas de supermercados con precios muy competitivos. Por tanto, si eliges bien los comercios a los que vas a acudir, no hay una diferencia significativa entre vivir en un lugar u otro.

El coste del transporte depende de las circunstancias de cada uno. En una gran cuidad este es un gasto imprescindible que no se puede eludir. Eso sí, el transporte público facilita las cosas un poco, aunque no mucho. Si se opta por establecer el hogar a las afueras de la ciudad, pero se debe acudir a esta todos los días para trabajar, el gasto aumenta considerablemente. Para ahorrar por este concepto lo mejor es vivir y trabajar en poblaciones muy pequeñas, donde puedas desplazarte a diario incluso andando.

¿Se divierte igual un mileurista en Madrid que en el pueblo?

Con el ocio las diferencias son abismales. En una ciudad grande salir a pasarlo bien es muy caro. En una localidad pequeña las opciones de ocio disminuyen drásticamente, pero el precio suele ser muy barato. Acudir a bares, cafeterías o restaurantes es infinitamente más barato si te alejas de los grandes núcleos urbanos. Un sueldo mileurista te dará para mucho más. Además, en un pueblo, la ausencia de opciones te hará ahorrar sin esfuerzo.

En las localidades pequeñas y los pueblos la conciliación es mucho más sencilla. Cuadrar trabajo, hijos y hogar será mucho más fácil para ti. Y por supuesto, más barato. Los desplazamientos entre la casa, el colegio y el centro de trabajo son mucho más rápidos. Los más pequeños pasan menos horas en las guarderías. Y existen más posibilidades de que los niños puedan comer en casa. Incluso tú podrás comer en tu propio hogar. Ahorrarás dinero en cuidadores, comedores escolares y el menú del día en los días de trabajo.

Por tanto, está claro que alejarse de las grandes ciudades es una buena idea si se quiere ahorrar o estirar el dinero. Si eliges con cuidado el lugar donde vas a vivir, 1.000 € pueden proporcionar una buena calidad de vida. 

Comentario