Tipos de regimenes matrimoniales

¿Es mejor separación de bienes o régimen de gananciales?

29.03.2019
Por redacción 0 comentarios

Cuando se acerca una boda la emoción te invade, vais a comprometeros a compartir la vida que os queda por delante. El dinero es un tema delicado, pero para evitar tener problemas en el futuro, debéis estar de acuerdo en este tema y atar todos los cabos. Existen muchos tipos de acuerdos, pero es muy importante que conozcas los principales regímenes como el de gananciales, el de separación de bienes o el de participación.

¿Qué es el régimen de gananciales?

Gananciales es el régimen es el que se aplica por defecto en la mayor parte de las Comunidades Autónomas de nuestro país. Si ambos os encontráis bajo su paraguas, todas las ganancias y adquisiciones obtenidas durante el matrimonio, pasarán a formar parte del patrimonio conjunto. En caso de acabar en divorcio, dicho patrimonio se divide por la mitad, para que cada uno de vosotros recibáis la misma cantidad.

El régimen de gananciales tiene ventajas cuando uno de los miembros de la pareja no tiene ingresos o son muy bajos, puesto que nadie queda desamparado en caso de separación. El inconveniente es que se responde con todos los bienes de la pareja en caso de que uno de los dos contraiga deudas.

¿Qué es el régimen de separación de bienes?

Con este régimen, cada miembro de la pareja mantiene la propiedad de todos sus ingresos y adquisiciones. En este caso, si se produce la disolución del matrimonio, lo que esté a nombre de cada cónyuge será lo que se lleve cada uno. El mayor beneficio del régimen de separación de bienes, probablemente, sea el hecho de que si uno de los cónyuges contrae alguna deuda, nunca se embargará nada que no esté a su nombre. Es un régimen muy recomendable si uno de vosotros dos ejercéis una profesión libre, que os exponga a este tipo de situaciones.

¿Qué es el régimen de participación?

No solo existe la posibilidad de optar por el régimen de gananciales o el de separación de bienes, también está el desconocido régimen de participación. Este último es, probablemente, el más justo, pero es bastante complejo, por lo que no goza de popularidad. Este consiste en que durante su vigencia cada cónyuge mantiene su propio patrimonio que puede administrar libremente. Cuando termina, el cónyuge que ha adquirido mayores gananciales debe compensar al que ha obtenido menos.

Otras cuestiones financieras del matrimonio 

Aunque tengas separación de bienes y mantengáis cuentas separadas, siempre es bueno poseer también una cuenta conjunta. Con ella se pueden gestionar de una manera más eficiente los gastos comunes. Con tantas cuentas es muy posible que las tarjetas te desborden. Es bueno renunciar a algunas tarjetas, con ello se gana simplicidad y se evita pagar demasiado por comisiones.

En cuanto a la declaración de la renta, siempre tendréis la opción de presentarla de forma conjunta o separada. Eso sí, la declaración conjunta solo será atractiva desde el punto de vista económico si uno de vosotros dos no tiene ingresos o son muy bajos.

Etiquetas Bodas

Comentario