Uniforme escolar

Uniforme escolar como método de ahorro

30.07.2019
Por redacción 0 comentarios

La vuelta al cole supone una cantidad de gastos desorbitados: libros, material, matrículas,... Supone un desembolso de cientos de euros que en ocasiones puede resultar difícil de asumir, sobre todo teniendo en cuenta que probablemente has gastado más de la cuenta durante las vacaciones.

Las cuentas no te salen y hay que apretarse el cinturón, pero ¿cómo puedes ahorrar?

El uniforme: un aliado a la hora de ahorrar

El uniforme no es siempre bienvenido entre los más pequeños, pero para los padres es de gran ayuda. De hecho, se estima que los padres cuyos hijos utilizan uniforme para ir al colegio gastan un 40 % menos que los padres con hijos que no lo usan.

Aún así, el uniforme sigue suponiendo un gasto importante, aunque existen ciertos trucos que te permitirán gastar menos dinero. Estos son algunos de ellos:

Reutilizar

Los padres que tienen más de un hijo saben que heredar ropa ayuda a ahorrar. Si guardas los uniformes de los hijos mayores, estarán perfectos para que los más pequeños puedan utilizarlos. Lo que también puedes hacer es preguntar a padres de otros niños si tienen algún uniforme que tus hijos puedan llevar.

Comprar por internet

Hay diferentes colegios que tienen el mismo uniforme. En internet puedes encontrar tiendas online con uniformes más baratos.

Comprar al por mayor

Si haces la compra a un mayorista podrás ahorrar entre un 30% y 50%, lo que hace que resulte mucho más barato. El inconveniente en este caso es que el mayorista solo vende grandes cantidades, por lo que deberás ponerte de acuerdo con varios padres para poder recurrir a esta estrategia.

Comprar de manera escalonada

Para que no tengas que asumir el gasto de golpe, está bien que puedas ir comprando las cosas poco a poco. Así, también tendrás más tiempo para organizarte mejor y pensar bien en lo que realmente necesitas. De este modo, ahorrarás más, ya que tener todo bien planificado contribuye a no gastar en exceso.

Uniformes de una o dos tallas más grandes

La diferencia apenas se nota y te habrás hecho con un uniforme que servirá también para el año que viene.

Ahorrar no siempre es fácil, pero afortunadamente siempre existen recursos de los que poder echar mano. Esperamos que con estos consejos la vuelta al cole, con su respectiva cuesta de septiembre, sea un poco más llevadera.

Etiquetas Niños y bebés

Comentario