Países con pensiones más altas

Los países con las pensiones públicas más altas

08.08.2017
Por redacción 0 comentarios

Todos los sistemas de pensiones persiguen garantizar recursos suficientes para mantenerse en la jubilación. No todos son iguales, cada país tiene su propio modelo con sus elementos diferenciadores y su propia asignación económica. Los últimos resultados del Instituto de Estudios Económicos ponen de manifiesto que España envejece a menor ritmo que la media europea, pero también gasta menos en pensiones. Sin embargo, hay otros vecinos europeos que nos llevan la delantera en la asignación económica de las pensiones. Veamos cuáles.

Los sistemas de pensiones más confiables y más beneficiosos de Europa

Según el Informe Económico Financiero, España asigna menos gasto económico —en términos de PIB— para pagar sus pensiones que la media europea. Los últimos datos actualizados de este informe revelan que los países de la Eurozona se gastaron una media de un 13.5 % del PIB en pagar prestaciones públicas. España no llegó al 12 % y fue superada, por ejemplo, por Italia (16.1 %), Francia (14.9 %), Alemania (12.3 %) y Austria (13.2 %). En contraposición, están los países que destinaron menor financiación a las pensiones y que fueron México, Islandia, India, Corea del Sur y Australia.

La pensión que a un español le queda en la jubilación siempre es más baja que el último sueldo cobrado por trabajar: el jubilado cobra un 82 % del último sueldo recibido. En realidad, este porcentaje convierte a España en uno de los países que más cuantía paga en el sueldo de una pensión. Le llevan la delantera Luxemburgo, que destina un 89 % y Grecia con un 96 %. La media de los países de la OCDE es del 47 %.

Según las previsiones de la Comisión Europea sobre el futuro gasto de España en las pensiones, con las reformas que ha realizado en materia de jubilación, se espera que asigne un 11.8 % del PIB en 2020 para llegar al 12.3 %. Estos datos son inferiores comparados con el gasto medio en pensiones del resto de los países de la Unión Europea. El aumento de la esperanza de vida y el previsible aumento de la tasa de dependencia hacen descender los niveles de reemplazo generacional, lo que conllevará un mayor coste, que será bastante más difícil de afrontar.

Menos trabajadores y más pensionistas, es lo que nos espera en el futuro. La consecuencia directa es que los salarios de las pensiones y la tasa de reemplazo, que actualmente es una de las más elevadas de la Unión Europea, tendrán que ser necesariamente menores y combinarse con un modelo de ahorro privado para garantizar la viabilidad del sistema de pensiones.

Etiquetas Jubilación

Comentario