Bono social de la luz

Bono social de la luz: conoce todos los requisitos

04.01.2019
Por redacción 0 comentarios

El bono social de la luz es el descuento que se aplica a los consumidores con un bajo nivel adquisitivo y cualquier familia numerosa en parte de su factura eléctrical . Este bono se trata de una ayuda estatal para proteger a determinados colectivos para que no se queden sin este suministro esencial.

¿Quiénes pueden solicitar el bono social de la luz?

Tienen derecho al bono social los consumidores que, siendo personas físicas en su vivienda habitual, cumplan alguno de los requisitos siguientes:

- Tener una potencia contratada inferior a 3 kW en su vivienda habitual.

- Tener 60 o más años de edad y ser pensionista del Sistema de la Seguridad Social por jubilación, incapacidad permanente y viudedad.

- Tener 60 o más años de edad y ser beneficiario de pensiones del extinguido Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez y de pensiones no contributivas de jubilación e invalidez.

- Ser familia numerosa.

- Formar parte de una unidad familiar que tenga todos sus miembros en situación de desempleo.

El borrador establece un mecanismo basado en criterios de renta de la unidad familiar. La nueva propuesta del Gobierno implica que podrán acogerse todas las familias con una renta menor a 1,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). En la práctica esto podría suponer una protección a todas las familias con ingresos por debajo de los 10.000 euros anuales. Según el comparador Selectra, 2,4 millones de suministros pueden beneficiarse de esta ayuda.

No obstante, podrán acogerse sin límite de renta las familias numerosas –con un límite anual de consumo de 3.600 kwh– y los hogares en los que uno de sus miembros sea pensionista por jubilación o incapacidad permanente y perciba la cuantía mínima.

El bono social se materializa en la aplicación de la tarifa de último recurso que corresponda (con o sin discriminación horaria) calculada como un descuento del 25% sobre el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) –en algunos casos, el descuento es de hasta el 40%–. Las tarifas de último recurso son únicas en todo el territorio nacional y deben ser aplicadas por los comercializadores de referencia.

Nuevas categorías del bono social de la luz

La nueva propuesta crea la categoría de consumidores vulnerables severos, para aquellos hogares con rentas inferiores al 50% de los umbrales establecidos para los consumidores vulnerables. Este colectivo tendrá una mayor protección y se beneficiará de un descuento del 40% en su factura eléctrica.

Las familias numerosas o los hogares donde todos sus miembros que tengan ingresos sean pensionistas de la Seguridad Social por jubilación o incapacidad permanente, y perciban la cuantía mínima, serán considerados vulnerables severos si su renta es inferior a 2 veces el IPREM o 1 vez el IPREM, respectivamente.

También se crea la categoría de consumidores en riesgo de exclusión social, que serán aquellos consumidores vulnerables severos que, por sus circunstancias especiales, estén siendo atendidos por los servicios sociales de ayuntamientos o comunidades autónomas. Estos consumidores serán considerados esenciales y no se les podrá suspender el suministro eléctrico, al resto, se fija un plazo para que, en caso de impago, una comercializadora pueda cortar el suministro.

Según informa Europa Press, la nueva regulación en trámite refuerza las obligaciones de información para los consumidores. Así, además de los dos requerimientos fehacientes de pago que se venían exigiendo hasta el momento a las comercializadoras, éstas deberán informar al consumidor en el momento de producirse el impago y, nuevamente, 15 días antes de proceder al corte de suministro.

Asimismo, las administraciones competentes en materia de política social tendrán un listado actualizado de las suspensiones previstas del suministro eléctrico, para que puedan identificar los casos en riesgo de exclusión que puedan verse afectados y ejercer así las acciones necesarias para proteger a estos consumidores y evitar cortes indeseados.

El coste del bono social

Una vez que la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) y la Comisión Europea emitan su informe, el borrador de Real Decreto se remitirá al Consejo de Estado y se procederá "a la tramitación ordinaria" para que sea aprobado por el Gobierno.

El nuevo modelo de bono social costará entre 230 y 235 millones de euros al año, frente a los 180-200 millones que cuesta ahora, según informa el diario Expansión. El nuevo mecanismo de financiación del bono social, aprobado mediante Real Decreto-Ley el pasado 31 de enero, regula que esta ayuda sea costeada por todas las comercializadoras eléctricas y no solo por las de referencia, como ocurría hasta ese momento.

Comentario