Ahorro gasolina

Consejos para ahorrar gasolina este verano

03.07.2019
Por redacción 0 comentarios

¿Temiendo los gastos de viaje este verano? En los últimos dos años hemos visto muchas variaciones en el precio de la gasolina, que hacen que el coste de un trayecto se encarezca mucho en determinados meses.  Ante estos cambios, Rastreator ha compartido un listado de consejos para ahorrar combustible este verano sin renunciar al aire acondicionado.

Evolución precio gasolina

Consejos de Rastreator para ahorrar en combustible

Una revisión a tiempo

Utilizar con frecuencia cualquiera de los equipamientos que incorpora el coche garantiza al conductor que todo está en orden. Por lo tanto, antes de que lleguen las altas temperaturas, conviene poner el aire acondicionado en marcha para comprobar que no se deteriora por falta de uso y que tampoco dará problemas cuando, realmente, se necesite su pleno rendimiento.

Bajar la temperatura antes de arrancar

Antes de poner en marcha el coche, hay que tener una premisa presente: cuanto más haya que bajar la temperatura del interior, más energía se necesitará y, por lo tanto, más combustible se gastará. Por ello, lo más recomendable es intentar que los grados disminuyan. La vía más rápida es poner en práctica este truco: bajar una ventanilla y en el lado opuesto, abrir y cerrar la puerta varias veces. Aunque no lo parezca, la temperatura puede decrecer hasta ocho grados en pocos segundos.

Aire acondicionado y ventanillas bajadas: una combinación ganadora

Poner las cosas fáciles al sistema de aire acondicionado también tendrá una repercusión positiva en el ahorro de combustible. Una forma de ayudarle es encenderlo, abrir levemente las ventanillas cuando se arranque el coche y permanecer de esta manera durante los primeros minutos del trayecto. No, no es contraproducente y tiene una explicación: el aire caliente pesa menos que el frío y por ello, tiende a ir hacia arriba. Esta combinación facilita que salga más rápido dejando libre su hueco.

Aprender a usar (bien) el climatizador

El climatizador cuenta con varias opciones a las que, normalmente, no se les saca todo el partido que se puede. Una de ellas pasa por alternar el aire acondicionado con la entrada de aire exterior y el reciclado del mismo. Es recomendable aplicar esta función cuando ya se ha conseguido la temperatura deseada para reducir el consumo adicional.

La temperatura adecuada: entre 21 y 23 grados

A la hora de encender el aire acondicionado, hay que ser racional en su uso. La temperatura ideal en el interior de un coche debe oscilar entre los 21 y los 23 grados; situarse por debajo de este intervalo implica un gasto innecesario de combustible. A esto hay que añadir que el frío en exceso puede resultar incómodo para el conductor y, además, evitar que el aire acondicionado trabaje al máximo de potencia hará que se estropee menos.

El eterno dilema: ¿ventanillas abiertas o cerradas?

¿El coche consume más con el aire o con las ventanillas bajadas? ¿Menos? ¿Igual? Son preguntas que casi todos los conductores se han hecho al volante y lo cierto es que dependerá de la velocidad a la que se circule.

Llevar las ventanillas bajadas afecta a la aerodinámica del vehículo porque la empeora y como consecuencia, sube el consumo de combustible. Esta base necesita matices: cuando el coche no supera los 80-90 km/h, la entrada de aire procedente del exterior no tiene un gran efecto. Por lo tanto, cuando el trayecto es urbano, por ejemplo, es más recomendable bajar las ventanillas antes que poner el aire acondicionado.

¿Qué sucede cuando se circula a más velocidad? La situación se revierte porque el aire que entra frena al coche. Según los resultados de un estudio realizado por el Laboratorio Nacional Oak Ridge (Estados Unidos), cuando el vehículo supera los 110 km/h es mejor encender el aire porque el ahorro es de, aproximadamente, 0,3 litros cada 100 kilómetros.

Sea como sea, hay que tener en cuenta que bajar las ventanillas no garantiza completamente que la temperatura vaya a ser más cómoda. Eso sí, abrirlas ayudará a renovar el aire caliente acumulado en el habitáculo interior, bajará unos grados la temperatura... y, efectivamente, se gastará menos combustible porque el aire acondicionado necesitará menos energía para trabajar.

Elegir unos neumáticos de calidad

Los neumáticos de clase A son los que menos energía y combustible utilizan. La diferencia en consumo entre usar estos y usar otros de clase G puede llegar hasta el 7,5% (más de 300 euros de ahorro durante la vida útil del neumático). Circular con una presión inferior a la recomendada por los fabricantes también hace que el consumo aumente.

Llevar encima lo justo y necesario

Cuanto mayor es el peso, más se tiene que esforzar el motor. Por cada 100 kg de peso adicional se incrementa el consumo un 6%. Reducir la carga a la mitad supondrá un ahorro importante.

Conducir de forma eficiente

La conducción debería ser tranquila y uniforme, sin acelerones ni frenazos bruscos. Del mismo modo, es importante saber qué marcha es la más adecuada en cada momento.

Un buen mantenimiento

Es fundamental revisar anualmente todos los controles electrónicos del vehículo, además de vigilar otros aspectos como líquidos, lubricantes y filtros ya que su estado influye mucho en el consumo.

Etiquetas Coche y moto

Comentario