Ahorro aire acondicionado

¿Cómo podemos ahorrar en aire acondicionado?

06.07.2018
Por redacción 0 comentarios

El aire acondicionado es un aparato que cada vez es más necesario en nuestro día a día, pero puede suponernos un gran aumento en la factura eléctrica si no tomamos precauciones. Existen algunos consejos o trucos que nos permitirán usar el aire acondicionado sin gastar demasiado.

Consejos para ahorrar en aire acondicionado

1. Elegir un equipo de aire acondicionado eficiente

Si aún no te has decidido por un aparato o quieres sustituir el que ya tienes, este es el primer aspecto que debes cuidar. El mayor precio de los más eficientes se compensa con creces con su uso. De nada sirve que te ahorres un buen dinero en su adquisición, si luego no te atreves a utilizarlo porque los recibos se disparan. Con un equipo de aire acondicionado eficiente puedes llegar a ahorrar un 60 % en la factura de la luz. El sistema de etiquetado oficial los clasifica de la A+++ a la G, siendo el menos eficiente este último. 

2. Preguntar a los profesionales

Solo expertos con años de experiencia saben realmente lo que necesitas. Ellos saben elegir el equipo más adecuado en función del tamaño de la estancia, la orientación o el clima de la zona en la que vives. Si compras un equipo demasiado potente, gastarás un dinero que podría seguir en tu bolsillo. Y si adquieres un aparato que no cubre tus requerimientos, tal vez sea barato, pero no conseguirás el confort que buscas. Un profesional ya conoce qué variables deben tenerse en cuenta y dónde se suelen cometer errores, pues ha instalado muchos aparatos.

3. Fijar una temperatura razonable

Muchas veces caemos en la tentación de establecer una temperatura muy baja en el termostato para que la estancia se enfríe rápidamente. O nos dejamos llevar y mantenemos bajo el termostato todo el día. Es un error que cuesta caro. Para mantener el bienestar en nuestro hogar no es necesaria una temperatura inferior a 26 grados centígrados en verano. Por cada grado que bajes el termostato, gastarás un 8 % más en electricidad. Además, no beneficia a tu salud. Está demostrado que un contraste de temperatura demasiado acusado entre el exterior y el interior puede producir enfermedades. Es el motivo por el que solemos resfriarnos en esta época.

4. Buscar los momentos adecuados para mantenerlo encendido

Por ejemplo, por la mañana el clima suele ser más fresco. También hay días en los que el calor es perfectamente soportable. Si en estos momentos dejas apagado el aparato, ahorrarás sin esfuerzo. También es común presionar el botón de apagado justo cuando salimos por la puerta para ir a alguna parte. La temperatura se mantiene confortable después de irnos unos minutos más. Si coges la costumbre de apagarlo unos quince minutos antes de salir, aprovecharás mejor la energía. Y por supuesto, trata de no tener olvidos dejándolo encendido de forma innecesaria.

5. Cuando esté en funcionamiento, no dejar nada abierto

Si solo vas a permanecer en una habitación, cierra la puerta interior y comprueba que las ventanas no están abiertas. El aire fresco se escapa fácilmente. Además, por la ventana entrará el aire caliente del exterior. Estarás derrochando energía de forma innecesaria si lo permites.

6. Aprovechar ventanas, cortinas, toldos y persianas

Cuando la temperatura sea fresca en el exterior, abre las ventanas para que el aire se extienda por la casa. A primera hora de la mañana o de madrugada es el momento ideal para hacerlo. Cuando haga calor en el exterior, mantén cerradas las ventanas y las cortinas. Y no olvides bajar las persianas todo lo posible. Instalar toldos también es buena idea. Recuerda abrirlos cuando el sol incida en esa zona de la fachada. Siguiendo todos estos consejos, conseguirás que el equipo de aire acondicionado tenga que hacer un esfuerzo menor a la hora de enfriar la habitación.

7. Mantener el aparato del aire acondicionado limpio

Con el tiempo se acumula polvo y suciedad que obstaculizan el correcto funcionamiento del equipo. Su funcionamiento es menos eficiente y, por tanto, consume más. Extrae los filtros y límpialos con cuidado con cierta frecuencia. De esta manera, se mantendrá en perfecto estado y funcionará como el primer día.

Comentario