aprender a ahorrar dinero

¿Cómo aprender a ahorrar dinero?

25.06.2015
Por redacción 0 comentarios

Es una pregunta que, seguramente, te has hecho más de una vez. Quizás estés un poco harto de vivir al día y quieras guardar, por fin, una suma de dinero importante. Para invertirla, comprar un patrimonio de por vida o tener más seguridad. Cualquiera de estos fines pasa por aprender a ahorrar.

Hay quienes se preguntan cómo se puede plantear el ahorro en una situación de crisis económica. Es decir, una reducción de ingresos. La única posibilidad pasa por controlar y reducir los gastos. Te sorprenderá ver que, incluso en estas condiciones difíciles, ahorrar dinero es posible.

Este logro es viable porque ahorrar depende del dinero y los intercambios económicos, pero fundamentalmente es una cuestión de actitud. En este sentido, cabe destacar que los españoles no somos una sociedad que manifiesta una tendencia ahorradora (los japoneses, por ejemplo, destacan por aplicar fórmulas de ahorro, como el kabebo). Más bien, al contrario, un alto porcentaje de los españoles están endeudados de forma crónica. Por lo tanto, has de cambiar el chip y pensar en cómo puedes empezar a ahorrar. Aunque sea un poco.

Hay que señalar que el concepto del ahorro que se tiene en España pasa por guardar un fondo mínimo para afrontar determinadas emergencias (una reparación del coche, un tratamiento médico...). Este fin, toda vez que positivo y necesario, no coincide con la definición de ahorro. 

El ahorro se consideraría, por lo tanto, el dinero que sobrara, después de haber afrontado los gastos fijos y variables. No te queda otra opción que meterle mano a los gastos variables, es decir, los que no se pagan todos los meses ni forman parte de las necesidades básicas (comida, vivienda...).

Recortar gastos se concibe como una senda de penurias. Sin embargo, puedes articular en positivo este objetivo. Has de pensar que te privas de gastos superfluos y puedes conseguir las mismas o mejores sensaciones con menos dinero (por ejemplo: ¿cenar en un restaurante o disfrutar con los amigos en tu casa?). Tu calidad de vida no tiene por qué verse perjudicada. Sentir no es lo mismo que consumir. Plantéate la vida de una manera menos materialista.

Asimismo, puedes asimilar mejor el ahorro si fijas una fecha en la que te pagas a ti mismo. Una sabia manera de interpretar el ahorro. Piensa, además, que el dinero que estás ahorrando puede acabar invirtiéndose en algún bien duradero y que te haga especial ilusión. Por ejemplo, con los euros que estás ahorrando cada mes, podrás acabar comprándote la casa de tus sueños. Para no desanimarte, puedes fijar metas intermedias de ahorro: pagar la entrada de esa casa sería una de ellas.

En definitiva, organiza tu ahorro como la más importante de tus partidas presupuestarias.

Tal vez te interese también...

Etiquetas Trucos ahorro

Comentario