Ahorrar usando hucha

Ahorrar usando una hucha: trucos y métodos

21.01.2019
Por redacción 0 comentarios

Para disfrutar de cierta tranquilidad es necesario tener algo de dinero ahorrador para poder hacer frente a imprevistos. Si bien es cierto que ahorrar no siempre es fácil, en muchos casos podemos hacerlo sencillo. Para ello, hoy vamos a repasar métodos de ahorro simples de seguir.

Métodos eficaces de ahorro

La hucha tradicional

¿Quién no ha tenido una hucha de cerdito cuando era un niño? El cerdo simboliza prosperidad y reservas para el futuro. Las familias pobres europeas mantenían siempre un cerdo, para poder venderlo o sacrificarlo en caso de necesidad. De ahí que las primeras huchas tuvieran forma de cerdito.

¿Cómo podríamos ahorrar con el método tradicional de la hucha en la edad adulta? Hay diversos modos de llenar la hucha:

- Vaciar las monedas que llevemos en los bolsillos al finalizar cada jornada.

- Evitar ese café diario que nos hemos acostumbrado a tomar y que realmente no necesitamos. A razón de 1,20 € diarios, estaríamos metiendo en la hucha 432 euros al año.

- Acumular todas las monedas de 2 euros que consigamos o todos los billetes de 5 euros. Pretender ahorrar con monedas de 1, 2, 5, 10 o 20 céntimos es absurdo. Se trata de apartar una cantidad que no nos suponga un sacrificio, pero que sea lo suficientemente grande como para generar ahorro.

- En cuanto cobremos, destinar un pequeño porcentaje de nuestro sueldo a la hucha y no contar con él (preahorro).

El reto de las 52 semanas

Este método se puso de moda en Estados Unidos y rápidamente se extendió a otros países. Consiste en ahorrar semanalmente el número de euros equivalente a la posición que ocupa cada semana en el año. Así, la primera semana del año ahorraríamos un euro, la segunda, dos, y así sucesivamente. Esto supondría que, a mitad de año, justo en la semana 26, habríamos ahorrado 351 euros, y en la semana 52, ¡nada menos que 1378 euros! 

En este artículo te contamos más: El reto de las 52 semanas

Kakebo

De origen japonés, se trata de un libro de cuentas en el que hay que anotar todos nuestros gastos, con el fin de conocer en qué partidas consumimos más presupuesto: comida, ropa y calzado, ocio y tiempo libre, productos de aseo y limpieza, formación, etc. Una vez que tenemos este desglose diario, podremos actuar para reducir o eliminar los gastos innecesarios y empezar a ahorrar. Descubre más sobre este libro: Kakebo

Promociones para ahorradores

Comentario