ahorrar para ir a la moda

Ahorrar para ir a la moda con un poco de planificación

20.01.2016
Por redacción 0 comentarios

Parece una tontería pero ¿has calculado alguna vez cuánto te gastas en ropa? Si eres de las que la misma semana que recibe la nómina termina en un centro comercial o “dando una vuelta, pero solo para mirar” y al final vuelve a casa con una bolsa en cada mano, no te preocupes, no eres la única. Tras muchas cavilaciones y debido a lo extendido que está ya el llamado “efecto Pretty Woman”, desde COINC hemos decidido echarte un cable para que tus caprichitos de armario no se te vayan de las manos nunca más, porque con COINC puedes ahorrar para ir a la moda.

Lo solución en estos casos, como en muchos otros ámbitos de la vida, reside en una buena planificación.

La clave del ahorro es la constancia e intentar evitar los gastos inesperados, o de ser inevitables, tener una pequeña previsión para que no te descuadre el presupuesto de todo el mes y estés a día 22, alimentándote a base de melocotones, que son baratos y llenan (no niego que viene genial para la línea curva pero terminan cansando, te lo aseguro).

Si eres de las que abre el armario, que está a reventar por supuesto, y te sale un suspirito con el clásico “no tengo nada que ponerme” y terminas con el vestido negro de siempre que te sienta genial y lo aderezas con complementos para que nadie se dé cuenta de la estrategia, es hora de vaciar cajones, llenar bolsas y dar la bienvenida a la nueva y refinada “tú”. No caigas en el error de irte de rebajas porque es más barato y así ahorras, porque el “efecto descuento” puede hacer que termines con un montón de chorradas que no necesitas simplemente porque estaban al 70%. Como ya te decíamos, planifica y elige, que no te den gato por liebre, recuerda que en COINC puedes ahorrar para ir a la moda.

Créate una meta de moda, ponle una foto divertida y el nombre que más te apetezca (“Fondo de armario”, “Modernización en marcha”, “Día de compras”, “No tengo nada que ponerme”, “El bolso de mi vida”…),

planifícate más o menos cuánto quieres ahorrar y ponte un plazo de tiempo. Algunas tendréis muy claro para lo que estáis ahorrando (véase el Birkin de Hermès en color camel, por poner un ejemplo, así, al azar) y otras simplemente querréis contar con un colchoncito para cuando os dé el venazo y decidáis que es un día estupendo para vender por Wallapop vuestra ropa anticuada que tenéis más vista que el vestido naranja de Lisa Simpson, y renovar vestuario sin piedad, a golpe de tarjeta y, sobre todo, sin remordimientos. También puedes crearte una meta moda para eventos en concreto. Nunca está de más tener un buen fondo de armario para: eventos, presentaciones, entrevistas de trabajo, fiestas de noche, bodas/bautizos/comuniones…

Es lo bueno de la cuenta COINC, que encaja perfectamente con la premisa de “ojos que no ven, corazón que no siente”. Al retirar mensualmente aunque sea un mordisquito de tus ingresos y meterlos en tu meta COINC (con un ingreso periódico), es dinero con el que no cuentas y te presupuestas el resto del mes sin contar con ello, y a lo tonto, para cuando te quieres dar cuenta, te puedes pegar un homenaje por todo lo alto, sin tener que recurrir a la técnica de los melocotones. Además, para momentos de crisis existencial, recuerda que siempre es mejor irte de compras que plantarte en la peluquería y decir el clásico “haz conmigo lo que quieras que necesito un cambio”. ¡Eeeerror! Aunque el pelo crezca, es mucho más fácil cambiar un abrigo que aprender a arreglarte el pelo como lo hace la peluquera, no te engañes. Así que nada, a ahorrar y a lucir palmito.

Etiquetas Moda Trucos ahorro

Comentario