Cambiar de coche

8 señales de que tu coche está pidiendo otro

27.09.2016
Por redacción 1 comentarios

No hace falta sentir cómo las piezas de nuestro coche empiezan a adquirir vida propia y a deshacerse de sus juntas para empezar a pensar que ya ha llegado la hora de comprarnos un vehículo nuevo.

Aunque no seamos muy amigos de la conocida obsolescencia programada de los electrodomésticos y máquinas que compramos, hay factores a considerar para empezar a pensar en nuevo vehículo antes de que este nos dé una señal inequívoca. Además esperarnos demasiado podría llevarnos a que esta llegue en medio de una ruta de nuestras bien merecidas vacaciones.

Te revelamos unos planteamientos positivos que te harán pensar en que “ha llegado el momento” antes de que sea demasiado tarde. Y no te vas a sentir consumista, porque a veces, querer ahorrar demasiado sale muy caro:

1.  No es solo por los kilómetros, pero también por ellos

 Muchas veces se piensa que la referencia principal por la que tenemos que empezar a valorar la compra de un coche es el kilometraje. Es una de ellas, sí, pero no la única, ni mucho menos la principal. ¿Acaso contamos cuántas veces encendemos el horno para decidir que necesitamos uno nuevo? Quizás porque no tenga un “gradómetro” que nos indique cuántos cientos de miles grados hemos gastado.

En todo caso, dependerá de muchos más factores que los kilómetros, como si usamos el coche por carretera, por trasporte urbano, el tipo de coche que es... ¿Una cifra? Algunos técnicos sostienen que, un coche bien usado y con conducción ecológica puede durar hasta los 500 000 km.

2. Por la edad del vehículo

Según la Dirección General de Tráfico, la edad media del automóvil en España es de unos once años. A partir de esa edad ya se empieza a considerar que uno conduce un coche muy contaminante, susceptible de pasar varias veces por el mecánico y no respetuoso con el medio ambiente. O que, simplemente, necesita ser retirado. Aun así, la realidad es distinta porque el 13 % de los coches españoles tienen más de 20 años y aún circulan por las carreteras españolas.

3. Por el alto coste de las reparaciones

Si sumamos el primer y el segundo factor, nos encontramos al volante de un coche que necesitará de continuas reparaciones, y ni que decir tiene que las reparaciones de todo vehículo son costosas. Ya solo cambiar la correa de un coche que haya pasado de su límite de kilometraje admisible es más caro que comprarse uno de segunda mano. Y no digamos cambiar cualquier pieza de unos de los coches más modernos y novedoso. El precio puede ser astronómico y nos llevará a valorar si no es realmente más positivo comprarse uno nuevo y con su garantía.

4. Por la seguridad

En efecto, los nuevos vehículos que salen al mercado están provistos de los más vanguardistas avances tecnológicos para evitar accidentes. Y ya no hablamos del airbag o los frenos ABS -que ya vienen incorporados de serie-. Sino que hablamos de dispositivos que facilitan el cambio de carril, que emiten alertas por el cansancio del conductor, que controlan posibles colisiones y ayudan a aparcar.  Ninguna prevención sobra y lo mejor es invertir en seguridad.

5. Porque el confort también vale

Los coches que aparecen en el mercado, aunque no sean de gama alta, incorporarán elementos que ayudan a que el conductor y los pasajeros se sientan más cómodos y a la vez, más seguros. Recordemos que los coches que tienen más de 20 años no tienen dirección asistida, por ejemplo, y no es que nos refiramos a ese tipo de comodidades, sino a las que te dan los navegadores GPS, los que te avisan de radares, la cámara de marcha atrás y un largo etcétera.

6. Por el respeto al medio ambiente

Todos los coches contaminan, sí, pero los que más: los viejos. Según la OMS, 1 de cada 8 muertes en el mundo es causada por cánceres derivados de la contaminación en las grandes ciudades. No hace falta vivir en París o en Londres para ver la típica “boina” sobre la metrópoli, actualmente, muchas ciudades ya tienen un alto nivel de contaminación. Además, es un buen momento para tomar conciencia y preguntarse si, aunque sean más caros, no ha llegado el momento de comprar un coche eléctrico o híbrido. 

7. Por las ayudas al sector del motor

El Estado hace tiempo que, con la crisis, ha destinado partidas económicas para incentivar la compra de vehículos, como el Plan PIVE dotado con cifras entre 1500 y los 750 euros, y hasta 2500 euros para familias numerosas.

8.  En definitiva, por el ahorro

La gasolina está muy barata ahora, pero solo es cuestión de tiempo que suba a los niveles de hace unos años, y sin gasolina el coche, como no sea eléctrico, no funciona. Pero de la misma forma que un vehículo nuevo te exigirá muchas menos reparaciones, uno nuevo gastará mucha menos gasolina.

Etiquetas Trucos ahorro

Todos los comentarios

  1. anonimo
    Anónimo 07/03/2017 00:01 HORAS

    1º Economía. No todo el mundo puede disponer del dinero de para un coche nuevo. Si has estado pendiente de su mantenimiento, no cuentan los años ni los kilómetros. Un buen coche puede darte satisfacciones hasta los 500000 Kms., otros no llegan a los 100000. Si un coche ha venido pasando correctamente su ITV durante 15 o 20 años, y nunca rechazado y ha mantenido constantes sus prestaciones, solo hay que verse obligado a cambiarlo para favorecer la industria (para eso ya está el estado favoreciendo a los fabricantes). Pensemos que aún hay aviones DC-3 volando y DC 10, Jumbos , etc. con antigüedades mayores que son aptos para la navegacion. Todo está en el MANTENIMIENTO que han tenido y las REVISIONES periódicas a que son sometidos. . Por cierto, nuestros Reyes utilizan , como otros mandatarios de otros muchos paises coches de gran prestigio de la primera mitad del siglo pasado. Y no pasa nada. Es caro el mantenimiento que precisan, pero están ahí y encima son admirados.

    Si un coche  mantiene sus características originales y es capaz de pasar todos los controles que se nos exigen, ¿por qué hay que prescindir de l mismo. ¿Será que solo interesa la venta de nuevos y MÄS vehículos?

    Gracias.

Comentario